Web 2006-2010

Visita la web anterior de la Plataforma.

El laboratorio del hospital Vall d’Hebron de Barcelona, desbordado por el alud de PCR

El centro admite retrasos importantes en los resultados de las pruebas pero niega el colapso

A. Cabeza / E. Armora

Atascos en los resultados de las pruebas PCR, retrasos en la llegada de reactivos para hacerlas, contactos estrechos de positivos en «stand by» y sin diagnóstico, y ambulatorios cada vez más desbordados están agudizando todavía más la crítica situación que vive Cataluña en esta segunda oleada del Covid. A las alarmantes cifras -ayer se llegó a un índice de rebrote de 841 puntos- y el aumento de ingresos -ya son más de 2.000 hospitalizados, 347 de ellos en la UCI- ahora se le suma la saturación cada vez más extendida en la atención primaria, uno de los primeros canales de detección del virus.

«Unas 80 horas después de que me hicieran la PCR, desde el Centro de Atención Primaria (CAP) me argumentaron que había un problema en el laboratorio del hospital Vall d’Hebron y que no sabían cuándo tendría el resultado», explica a ABC Anna, embarazada de 29 semanas que ha trampeado como ha podido su confinamiento preventivo tras haber convivido con un positivo, el de su marido. Paradójicamente, él ya tiene el alta y ahora está pendiente de si debe empezar una nueva cuarentena si ella da positivo. «Siete días después, el resultado es lo que menos me importa porque por suerte me encuentro bien, pero me han faltado muchas respuestas a dudas y temores estos días. Tengo miedo por cómo irá la recta final del embarazo, y más con este aumento de problemas en la sanidad», relata.

Pruebas encalladas

Tras varias llamadas a la desesperada a su CAP de Les Corts, el viernes le reconocieron que en el Vall d’Hebron había un «colapso» con las pruebas. Ayer, seis días después y sin rastro del resultado, le insistieron en que se habían «estropeado tres máquinas» del hospital y que, por ello, había muchas pruebas hechas entre el 19 y 21 de octubre encalladas. Aunque en su caso hay un riesgo de por medio, un embarazo ya en su tercer trimestre, la historia de Anna la llevan sufren otras familias, y con otro tipo de peligro, como es el no poder alertar de un posible contagio a contactos estrechos, que siguen con sus rutinas y pueden expandir más el virus. «¿Cómo puede ser que haya docentes que lleven 168 horas esperando resultados de sus PCR con su alumnado todavía en la escuela y exponiendo a más personal y familias?», se preguntaba ayer un afectado en Twitter.Una empleada de un CAP, con una prueba sobre el coronavirus

En redes sociales estos días se han visto varias quejas de afectados de ambulatorios barceloneses como el Adriano, Manso o Maragall-a algunos de los cuales también les han argumentado problemas con las máquinas del laboratorio del Vall d’Hebron- pero también de profesionales. «Los CAPs estamos desbordados. No tiene ningún sentido dar resultados seis días después», argumentaba allí mismo Elisabet, una enfermera de primaria.

Centro de referencia

Desde el Vall d’Hebron admiten a ABC «que está aumentado el tiempo de espera» en la obtención de los resultados de las PCR debido a la acumulación de pruebas en el Laboratorio Clínico del centro, que no solo gestiona la actividad del propio hospital, sino también la derivada de los CAP de gran parte de la ciudad, la de los cribados que se están realizando en los centros educativos y también la de las muestras poblacionales. Con todo, niegan que tengan máquinas estropeadas, como han apuntado desde algunos ambulatorios a sus usuarios.

«Es cierto que hay demoras y que se están superando de media las 24/48 horas de referencia que teníamos en un principio en la obtención de resultados pero no podemos hablar de colapso porque colapso significaría que no podemos hacer más PCR y seguimos haciendo muchas. Lo que ocurre es que hay retrasos y en algunos casos no son óptimos», reconocen en declaraciones a este diario portavoces del Vall d’Hebron, donde los ingresos por Covid se han disparado en una semana, pasando de 50 a 171. También han aumentado exponencialmente los pacientes con coronavirus en la UCI.

«De los 15 que teníamos hace siete días ahora tenemos 34, lo que supone más del 70 por ciento de la capacidad actual de la unidad», indican los citados portavoces, que no descartan «ampliar las camas de Cuidados Intensivos si sigue disparada la incidencia de la enfermedad».

Fuentes sanitarias consultadas por este diario aseguran que ya ha habido déficits de suministro de reactivos para las PCR en algunos centros sanitarios. Refieren en concreto al ambulatorio Manso, el de referencia del Ensanche barcelonés, y en el Hospital de Sant Pau de Barcelona. «En Manso el domingo 18 se acabaron los reactivos», indica con preocupación un sanitario. Portavoces del ICS niegan, sin embargo, que haya problemas de suministro. Admiten, sin embargo, que pueden haberse producido «disfunciones logísticas» que «hayan hecho que los reactivos lleguen más tarde».

Publicado en ABC- Cataluya

You must be logged in to post a comment.