Web 2006-2010

Visita la web anterior de la Plataforma.

Paseo de Gràcia y Serrano resisten la crisis sin decaer

Las dos grandes vías comerciales de Barcelona y Madrid se mantienen en posiciones arriba de los rankings de las primeras arterias comerciales del mundo

Dicen que el lujo no conoce la crisis y las dos calles que, tradicionalmente, han enarbolado en Barcelona y en Madrid la bandera de un comercio de alto standing, vinculado a la presencia de las principales marcas internacionales de moda en sus disputadísimas tiendas, dan fe de ello. El paseo de Gràcia y la calle Serrano se mantienen en posiciones de privilegio en los rankings de las primeras arterias comerciales del mundo, aquellas por las que siempre hay alguien dispuesto a pagar una fortuna por la adquisición o el alquiler de alguno de sus locales. A pesar de algunas interpretaciones erróneas, la entrada de una pujante cadena de supermercados como es Mercadona en el elitista centro comercial ABC Serrano no hace sino confirmar la vitalidad de la milla de oro. Aunque también subraya una de las diferencias entre los dos gigantes comerciales: mientras el éxito del paseo de Gràcia se sustenta hoy en las tarjetas de crédito del turismo extranjero, Serrano conserva esa estampa local que siempre la caracterizó.

Paseo de Gracia: O aquí o en ningún sitio
Por Antònia Justícia
Stella McCartney, Abercrombie & Fitch, Prada, Apple, Bottega Veneta… Y suma y sigue. El desembarco de las marcas de lujo más potentes internacionalmente sigue imparable en el barcelonés paseo de Gràcia pese a la crisis. Incluso hay una cierta lista de espera. Dior, sin ir más lejos, también está buscando local desde hace un tiempo. “O es en el paseo, o las grandes firmas no se plantean hoy por hoy abrir en otro sitio de Barcelona”, afirma Luis Sans, presidente de la asociación Amics del Passeig de Gràcia. Una concentración del lujo en una única calle que, sobre todo, se ha ido produciendo a lo largo de los últimos cinco años, desplazando a los operadores locales a otros puntos de la ciudad.

La gran afluencia de turistas, la concentración de hoteles de lujo y sus atractivos arquitectónicos, con la Pedrera y la casa Batlló a la cabeza, son algunos de los motivos que han convertido el paseo de Gràcia en objeto de deseo de las firmas internacionales, dejando de lado otros ejes que habían sido vitales, como la avenida Pau Casals, y que ahora están en claro retroceso. No en vano, esta arteria comercial de poco más de un kilómetro concentra el 24% del total de las compras que realizan los turistas extracomunitarios en España, según el índice The Global Shopper-Europa correspondiente al 2011 realizado por The Economist.

“Nuestro principal cliente es un turista no afectado por la crisis. Los rusos, seguidos por los chinos, los sudamericanos y el resto de los países asiáticos, son, por este orden, los principales clientes y están comprando más que otros años, pero no sólo aquí, también en el resto del mundo”, señala Sans, propietario de Santa Eulàlia, una de las pocas tiendas locales multimarca que quedan en el paseo de Gràcia. Esta es una de las principales diferencias con la madrileña calle Serrano, donde el cliente es más autóctono y donde el lujo se dispersa por otros ejes tanto o más potentes.

La afluencia turística también ha permitido que la crisis pase de largo en el paseo de Gràcia en cuanto a precios de alquileres. “Hay una cierta recuperación y estabilidad en los precios. Ahora, todo el mundo busca lo mismo: locales prime dentro de las zonas prime, con lo que hay espacios que van buscadísimos”, confirma Dani Jiménez, director de retail de Aguirre Newman Barcelona. Según sus datos, actualmente los precios por metro cuadrado y mes oscilan entre los 170 y los 180 euros para locales de entre 200 y 300 metros cuadrados. Y, aunque parezca mentira, todavía hay rotación y disponibilidad de locales. “Se llegan a cerrar unas diez operaciones al año, lo que da una rotación de un 5% anual. Actualmente calculamos que hay un 3% de locales cuyos operadores estarían dispuestos a dejarlos libres y cambiar de ubicación”, afirma Jiménez. Una buena noticia para marcas como Disney o National Geographic, que también esperan desembarcar.

Serrano: Resurgir tras las obras
Por Celéste López
El jueves, Mercadona hizo historia al abrir sus puertas en Serrano, la milla de oro madrileña, donde el lujo adquiere personalidad propia tras decenas de escaparates de aire clásico que parecen siempre estar medio vacíos. Tal fue la sorpresa por el desembarco del supermercado de Roig que ese mismo día fue trending topic en Twitter. Todo un acontecimiento incluso en las redes sociales, con muchos comentarios en la misma línea: Serrano, la indiscutible calle del lujo madrileño, se populariza.

Pero las cifras desmienten las impresiones de los tuiteros y de aquellos que aseguran que la crisis está haciendo mella en la vía, donde Loewe, Cartier, Ferrari, Yves Saint Laurent o Prada, entre otros, muestran su poderío. Los 1.500 metros de longitud que componen el área de mayor representatividad de Serrano (desde Cibeles hasta Juan Bravo) siguen siendo los más cotizados de la capital.

El lujo no conoce de recesiones, de ahí que las principales firmas quieran un hueco en esta vía. Esto ha traído consigo el incremento de los precios tanto de alquiler de locales comerciales, como de la venta (apenas queda cinco locales vacíos). Según datos de la consultora Jones Lang LaSalle, el precio de alquiler puede llegar a alcanzar los 2.280 euros/m2, mientras que los de venta superan los 21.000 euros/m2, indica un portavoz de Tecnitasa. Pero Serrano no es sólo la calle de las marcas de lujo. También, de las viviendas de alto standing. En el 2011, el precio del metro cuadrado superó los 11.000 euros, 600 más que en el periodo anterior y casi mil más que hace dos años. Y pocos son los pisos pequeños.

¿Por qué entonces se ha extendido la creencia de que Serrano está perdiendo glamur? Nada tiene que ver con la entrada de Mercadona en uno de los centros comerciales más elitistas de Madrid, el ABC Serrano, donde Pedro Larumbe deleita finos paladares con exquisitos manjares. Sino con las obras que durante tres años hicieron esta vía casi intransitable, tanto a pie como en coche. Durante largos meses, la milla de oro fue literalmente levantada para construir tres aparcamientos subterráneos, lo que repercutió tanto en su imagen como en la cuenta de resultados de las tiendas de lujo. Pero, con la retirada de las máquinas, Serrano resurgió con fuerza y el lujo mostró de nuevo su esplendor. Un ejemplo de ello es que durante el 2011 se realizaron casi una veintena de operaciones, entre ellas, el aterrizaje de la exclusiva firma norteamericana de complementos Michael Kors, en un local de 600 metros que llevaba más de un año vacío.

Y con su resurgir también ha llegado el de las calles adyacentes, como la de Ortega y Gasset, donde Chanel, Louis Vuitton o Tiffany & Co. completan la oferta de Serrano. En esta vía, el alquiler alcanza los 1.900 euros por metro cuadrado al año.

La Vanguardia.com
27-03-2012

You must be logged in to post a comment.